lunes, 27 de junio de 2011

;

Eternamente… jóvenes.

Llega un punto en la vida en el que oficialmente, eres adulto. De repente ya eres mayor para votar, beber y tomar parte en actividades de adultos. De repente, la gente espera que seas responsable, serio, un adulto. Crecemos, envejecemos. ¿Pero acaso maduramos de verdad?
De cierta manera, crecemos. Formamos familias. Nos casamos, nos divorciamos. Pero la mayoría de veces, seguimos teniendo los mismos problemas que cuando teníamos 15 años. No importa cuánto crezcamos, o cuánto envejezcamos… Siempre estamos tropezando. Siempre estamos haciéndonos preguntas. Eternamente… jóvenes.
  
  

jueves, 23 de junio de 2011

La vida.

Como médicos, como amigos, como seres humanos, todos intentamos hacer las cosas lo mejor que sabemos, pero la vida está llena de giros inesperados y justo cuando parece que tu barco llega a tierra, el suelo bajo tus pies se mueve y te tira al suelo, si tienes suerte solo te harás un moratón o un cortecito que podrás tapar con una simple tirita, pero algunas heridas son más profundas de lo que parecen en un principio y se necesita más que un “arreglo rápido”, con algunas heridas te tienes que quitar la tirita, dejarlas respirar y darlas tiempo para respirar.

martes, 21 de junio de 2011

Mentiras.

Algo habitual en la vida cotidiana. Hay muchas clases de mentiras, se pueden ''clasificar'' en mentiras para algo bueno o mentiras para cosas malas. Lo mejor es siempre decir la verdad, aunque duela mucho, pero tampoco es pasarte, siempre antes de ablar hay que saber que decir.

Ya no quiero ser la misma de ayer.

Nada más escuchar canciones que te reflejas, lloras, sin querer, 
sin poder evitarlo ,
tantos momentos vividos que tu no me ofrecistes,
pues solo me fui para que TÚ no me icieras daño, no me rompieras el corazón.
No porqué tu me echastes.
 
 -Niña Pastori
hay cosas que se enciienden,
& otras que se apaagan,
hay cosas que ilumiinan,
los suspiros del alma,
hay cosas que se olviidan
& otras que se clavan,
hay cosas que se rompen,
con solo una miradaa..

Ya no quieero, ser la misma de ayer,
ya no quiero estar contigo mas, quieeero volaar

Ya no quieero, ser la misma de ayer,
ya no quiero estar contigo mas, quieeero volaar

Si tu no quieres darme, lo poco que te pido,
dejame que me vaya, por un nuevo camino,
no quiero mas promeesas, no quiero mas castiigooo,
solo quiero ser libre, dejame en el olvido..

Ya no quieero, ser la misma de ayer,
ya no quiero estar contigo mas, quieeero volaar

Ya no quieero, ser la misma de ayer,
ya no quiero estar contigo mas, quieeero volaar

Ya no quieero, ser la misma de ayer,
ya no quiero estar contigo mas, quieeero volaar

Ya no quieero, ser la misma de ayer,
ya no quiero estar contigo mas, quieeero volaar

hay cosas que se encienden,
& otras que se apagan.

sábado, 18 de junio de 2011

Adicción.

En el día a día, vemos adicciones cada día. Es impresionante la de clases de adicciones que existen.
Sería demasiado fácil si sólo fueran las drogas, las bebidas y el tabaco.
Yo creo que la parte más dura de mandar a la mierda un hábito es querer mandarlo a la mierda. Es decir, nos hacemos adictos por un motivo, ¿verdad?
A menudo, demasiado a menudo, las cosas empiezan de cero como una parte normal de tu vida y, de algún modo, cruzan la línea de la obsesión, compulsión. Perder el control.
Es el colocón que arrastramos. El colocón hace que todo lo demás se apague lentamente.

El caso es que la adicción no acaba bien porque tarde o temprano, lo que nos haya tenido drogados deja de hacer sentir bien y empieza a doler. Pero dicen que no mandas a la mierda el hábito hasta que caes en lo más bajo. Pero, ¿cuándo sabes que has caído? Porque no importa cuánto daño nos está haciendo algo; a veces, dejarlo marchar, nos duele más.

        

Romeo y Julieta, y el destino...



Cuando estaba en octavo tuvimos que leer Romeo y Julieta en clase, luego, para subir nota, la profesora nos hizo actuar cada escena. El chico más popular era Romeo y ¿cómo no? El destino decidió que yo fuese Julieta. El resto de las chicas de clase me tenian celos pero, yo me sentía diferente, le dije a la profesora que Julieta era idiota, para empezar, se enamora del único tío que sabe que no podrá alcanzar y luego culpa al destino por su propia mala elección, la profesora me explicó que cuando aparece el amor, hay veces que el elegir simplemente desaparece por la ventana. A los 13 años, yo lo tenía muy claro, el amor, como la vida, se basa en tomar decisiones y el destino no tenía nada que ver en ello, todo el mundo cree que es tan romántico... Romeo y Julieta, amor verdadero... que triste. Si Julieta era lo suficientemente tonta como para enamorarse del enemigo, beberse una botella de veneno y dormirse en un panteón... Se merecía lo que le ocurriera.
Igual Romeo y Julieta estaban destinados a estar juntos, pero solo durante un tiempo y ya pasó. Si hubiesen sabido eso de antemano quizá todo habría ido bien. Le dije a la profesora que cuando creciera tomaría el destino con mis propias manos, no dejaría que un tío me deprimiera, mi profesora me contestó que tendría suerte si alguna vez sintiera ese tipo de pasión con alguien, y que si así era, estaríamos juntos para siempre. Todavía creo que, la mayoría del tiempo, el amor sí funciona con elecciones, se trata de dejar el veneno en la botella y crear tu propio final feliz, la mayoría de las veces. Pero a veces, incluso con las mejores elecciones y las mejores intenciones, el destino sigue ganando

Invisible, como una hormiga.

Tu das lo que más tienes, pero nadie te da lo que qieres...
tu les ayudas , ellos te ignoran, se sienten mal y les consuela, le dices de todo, haces todo lo posible para que esten bien, pero yo estoy mal, ellos, como si nada, como si no existiera, como si fuera una hormiga llamandoles, no soy nadie en este mundo...
siempre teniendome que guardarme las cosas porque no hay ni siquiera un amigo/a a quien acudir, a quien llorar, a quien reir, y ellos no se dan cuentan que eso es lo que más duele, ese es el mayor temor que tengo, sin amigos, sin padres, si familia, sin nadie a quien acudir, sin alguien con quien cotar. Pues necesito que alguien me diga que hago para no sentirme sola como estoy.

 Te necesito a tí !


Solo te digo..

Ni calmas ni pollas, ni miedo, ni lágrimas, que el llorar sirve de poco, y el gritar para quedarte afónica. El reír para arrugarte, y el soñar para flipar. El comer para engordar y el beber para olvidar. Las fotos están para borrarlas, y los recuerdos para hacer daño, las canciones para cantar y el cantar para que llueva. La lluvia para encerrarte y para encerrarte mucha paciencia, la paciencia para el estudio y del estudio para llegar a lo más alto… ¿Y de allí? a lo más bajo. Jamás y te digo ya, que jamás tendrás lo que quieres, porque si lo quieres es, porque no lo tienes, y si no lo tienes es porque ya lo has tenido. Porque si lo has tenido te importaba y si te importaba lo has perdido, porque lo dices en pasado; Y que hoy el mundo está loco, y que te folle un pez espada, que por cierto: nunca he visto uno.